WEB OFICIAL

 

Foto: Juan Ballester

Bienvenidos

JAIME SILES

Los poemas nos ocurren: no se nos ocurren. Son, pues, voces, hechos, actos, a los que no sabemos ni podemos renunciar, aunque sí aplazar algunas veces. Pero esos aplazamientos, cuando se producen, no los imponemos nosotros sino ellos, que dilatan en el tiempo la manifestación articulada de su voz. En ningún caso proceden de nosotros sino de una persona poemática, que es desde la que hablan y que sería erróneo confundir con el yo del autor.
Alguna vez he definido la poesía como una cuarta persona gramatical, como una máscara elocutiva que se apodera durante un cierto tiempo de nosotros y con la que, durante ese tiempo, podemos —mediante un pacto poético— establecer algo así como una identificación.
Ahora bien, esa identificación es sólo momentánea: dura lo que dura su elocución o la escritura del poema, y termina cuando se le pone punto final. Su realidad, por tanto, es otra porque el poema es esa voz elocutiva en la que el yo de quien la dice no se anula, pero sí se suspende, mientras la escribe, como se suspende también el yo del lector mientras la lee.

Escribir y leer no son operaciones diferentes: se suceden la una a la otra, si es que no se producen juntas y a la vez. Un acto siempre es traducción de otro. La escritura no lo deja de ser: traduce instancias de discurso pronunciadas por una máscara elocutiva que no es —o no ese sólo— la del propio yo sino una cuarta persona gramatical, permeable y cambiante

Jaime Siles

Foto: Ricardo Martin

desde la que el lenguaje dice lo que no dice —o no puede decir— el yo: es, pues, un fonador impersonal que, sin embargo, conforma tanto al poema que se escribe como a la persona que lo escribe y, por ello, también a quien lo lee.

ÚLTIMOS LIBROS

Quién lo diría

Desde el fondo del tiempo

Luna de cuándo y dónde

Doble fondo

Luna de cuándo y dónde

El tiempo y su espuma

Quién lo diría

El pájaro convexo

La rama verde

CÁNTICO DE DISOLUCIÓN (1973-2011)

Quién lo diría

Un yo sin mí

Las cosas como fueron

ARQUITECTURA OBLICUA

Correspondencia

MIGUEL HERNÁNDEZ

Cartas a Miguel Hernández Manresa

Manuel Miguel Hernández Manresa, Manuel Miguel (Cox, 4-I-1939 – Elche, 23-V-1984). Fue el segundo hijo del poeta Miguel Hernández y su esposa Josefina Manresa. Sus padres decidieron ponerle este nombre compuesto en memoria de su abuelo materno Manuel Manresa Pámies y su abuelo paterno Miguel Hernández Sánchez, aunque su padre solía llamarle familiarmente como Manolillo o Cuqui, según se puede leer en algunas de las cartas del poeta a su mujer. Así, el 18 de febrero de 1939 escribe Miguel a Josefina desde Valencia: “No te preocupes por mí, que dentro de poco me tienes a tu lado y al de Manolillo”.

Novedades

Jaime Siles. Un poeta para la vida, una vida para la poesía

Editores: Marco Antonio Coronel y Rafael Hernández

La jubilación del Jaime Siles profesor ha sido la ocasión para rendir homenaje a la obra del Jaime Siles poeta docto. Por ello, este libro está llamado a convertirse en un hito imprescindible para todos los que en el futuro estudien su obra. De hecho comienza con una aportación firmada por Henry Gil que hasta el día de la fecha constituye la investigación más pormenorizada existente sobre su obra literaria. Le siguen pequeños trabajos centrados en su figura o en otros temas literarios que a buen seguro contribuyen a explicar el panorama literario y crítico de la literatura europea. No acaba ahí el mérito de este volumen, porque incluye poemas —algunos inéditos— que afamados poetas dedican a Siles, así como breves reseñas de amigos que ayudan a situar a Siles dentro de la vida literaria, académica y personal europea contemporánea.

En consecuencia, este es un libro extenso que resume la vida de un poeta que, además, es crítico, profesor y pensador.

Jaime Siles. Un poeta para la vida, una vida para la poesía. Olé Libros, 2024.

 

Web design by Carlos Turpin

Con la colaboración de Jaime Siles

 

© 2022 Jaime Siles